27 junio, 2018

Sobre nosotros

Directora de Villa Adriana

Felisa Ramírez Molina

 

 


 

Nuestra historia

«Comenzaba el nuevo milenio cuando el matrimonio formado por José Luís Sánchez y Felisa Ramírez iniciaron con enorme ilusión la remodelación de unos antiguos corrales en ruinas que pertenecieron a la familia. Se enamoraron del lugar un día de lluvia fina que le daba un aspecto mágico al pequeño edificio. Esa magia del primer momento fue lo que transmitieron a este cortijillo, transformándose más tarde en Villa Adriana. Todo se hizo con amor, desde los que participaron en la realización de ese sueño con su trabajo hasta a la elección de cada detalle por parte de sus dueños. Durante dos años se plantaron más de dos mil plantas (pinos, palmeras, naranjos, limoneros, olivos,acacias, rosales, sauces, pimenteros, álamos…), hasta hacer realidad el precioso jardín actual lleno de encanto de día y misterio de noche. Dos años más fueron necesarios para la realización de la casa de campo, alrededores y la inmensa piscina de agua azul turquesa que llena de luz y frescor el entorno. El prematuro fallecimiento de su marido ha hecho que Felisa y sus dos hijos, José Luís Jr. y Adriana María, decidieran dedicar esta finca llena de belleza a hacer realidad los sueños de quiénes quieran disfrutar de una gran celebración y obsequiar a sus invitados con un recuerdo inolvidable en un lugar exquisito en el que se cuida hasta el último detalle. Nuestro único reto es la excelencia. Queremos ser capaces de transmitir la felicidad y las emociones que hemos vivido en este paraíso a todos los que quieran compartirlas.»